820f3656-71f6-3544-81c3-2f4cafc20ee5

-entera-mente- 
-mi-ente- 
-entierra-mente- 
-me- 
-mi-mo-

Or-Fea baila
oh sí que baila
dio-sa(l)-tó-s

el Amor 
efectivo 
vi-
-no 
esta mañana 
a regalarme 
tres ramas 
-en flor las ramas-
recuerdo de un árbol siendo que es ya sin ser

-en abrazo una almendra aún agarrada a una- 

el fruto es mi entereza
lo sé aunque no comente nada

el silencio reina
la complicidad belleza

sonríe y se va
y me ama 
sin duda
me dio y me sigue dando la vida

mientras vuelvo a mi faro 
los pétalos se desprenden
eco a mis ojos 
se desprenden 
voy dejando rastro de lo imposible 
ahora te comprendo Pulgarcito 
y dicen que cuentos son 
niñeces 
se desprenden
me río en ojos mar  
que se de-
-sss-
-prenden

sobre mi felpudo quedan de testigo una flor de almendro y cinco pétalos
puede que fueran seis
ya no son aunque aún sean

mientras tan-tó
en una 
cueva que sobrevuela el mar duerme 
mi 
cachorro en el candor de los que reconocen su calor
fa
-tiga-
do
su voz me abraza aún en la musical distancia física
mas no enteramente
hay certezas que no dejan dudas, ni ho-yo-s, ni mella

mientras sin mí-mo
ahora 
dos infinitos yacen 
en una cajita azul color a-mar
yacen
ya no serán
la proléptica mirada de Horus que los invitaba a j-untarse 
y no
algo se quedó a medio camino
di-amante 
sin as-tro

en re-
-chazo
el rombo se quedó suspendido
el mapa ya borroso se despedaza
Or-Feo lame los papelitos de mi cama 
despedazada también ella

las estrellas ríen, las estrellas cantan
salir de los senderos
salir 
se puede si se entra 
la música no deja de recobrar su beeeeeee 
belleza
aunque la partitura sea disonancia

lo maravilloso dejó paso a lo terrible aunque horror sea ver morir a quien amas
y la muerte tiene varias caras
todas absurdas a la vez que necesarias
hoy no puedo soñar y reír es arte en curso 

hay golpes que se salvan con el olor (de los almendros
amargos de los amores contrariados 
de lechuzas libro)

dejaré que lo impregne todo
hasta que mi luz
vuelva
a parecer
baile
en
te-s-oro

oh 
sí 
bailo

vi-da

#mujerdepalabra
Arte: «Haute Voltige» de Zophie Zyphon